Alto Perfil número 10

LEER REVISTA
DIGITAL

Sergio Solís

Experto en soluciones para el sector eléctrico y las telecomunicaciones

Fotografías: Daniel Alonso

Stylist: Alberto Muñoz @alh_mnz

 

Un hombre serio e inteligente, al tiempo que sensible, espiritual y de una curiosidad imparable, así es Sergio Solís. Estudió Sistemas Computacionales en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO); desde entonces, su pasión por la ingeniería lo llevó a adoptar un papel precursor en sus áreas de dominio.

En sus inicios, cuando hacía prácticas profesionales, encontró la oportunidad para desarrollar soluciones de protección eléctrica y mejorar la calidad del suministro energético, y así nació en 1999 Total Ground, su empresa, en el estado de Jalisco, dedicada a la investigación, la fabricación, el desarrollo y la innovación en soluciones para el mercado eléctrico, de automatización, construcción y telecomunicaciones eficientes. A la fecha, Total Ground cuenta ya con seis plantas. En ellas labora un gran número de personas, quienes conforman un equipo comprometido, según nos platicó él mismo.

 

El trabajo y la perseverancia es lo que los va a llevar a lograr objetivos

 

 

Sergio, sabemos que eres ingeniero, pero antes que eso eres una persona sensible, y nos interesa conocer tu lado humano. ¿Qué estudiaste?

Estudié Ingeniería en Ciencias Computacionales, en el ITESO.

¿Qué te llamó la atención de esta área?

Cuando estaba en la preparatoria, en paralelo empecé a estudiar para ser programador analista, y siempre me gustó la tecnología, las computadoras, el software y, sobre todo, cómo ir desarrollando ambos caminos: el hardware y el software.

¿Cómo fueron tus inicios para convertirte en lo que eres ahora?

Me inicié como ejecutivo de cuentas globales para la empresa Anixter México, y eso abrió un poco el panorama para mí, en el sentido de que lo que vendíamos como equipo de tecnología tenía un área de oportunidad, que era la calidad de la energía. Los equipos se dañaban por las fluctuaciones en el suministro energético en México, y ahí encontré la ocasión apropiada.

 

TODOS EN LA EMPRESA TRAEN LA PLAYERA BIEN PUESTA

¿Y a partir de esto pensaste en iniciar Total Ground?, ¿es una empresa familiar?

Empezamos realmente como una empresa de garaje. Dimos nuestros primeros pasos en una cochera, literalmente, y fuimos creciendo desde 1999.

 

Buscamos la permanencia y la estrategia para poder crecer y no sólo sobrevivir.

 

Así se dan las grandes historias. Sabemos de emporios como Amazon o Apple, que se iniciaron en cocheras y ahora son casos de gran éxito. ¿Cómo vas en ese sentido?

Vamos dando pasos importantes. Nuestro equipo de trabajo ha logrado sincronizar sus esfuerzos y tenemos la meta común de abarcar varios segmentos del mercado. Todos en la empresa traen la playera bien puesta. Somos un gran equipo de trabajo. Queremos vernos ascender.

 

¿Cuál ha sido tu mayor logro en el desarrollo y la innovación de soluciones para el sector eléctrico y las telecomunicaciones?

Después de más de 23 años hemos logrado llevar la innovación hasta el momento en que está todo convergiendo a la digitalización, para diseñar equipos de telemetría que evalúen la eficiencia de los equipos de protección eléctrica que ya fabricamos. Eso es un buen logro, porque nos sube al tren de la Industria 4.0, una tendencia tecnológica actual.

Sabemos que Total Ground ha evolucionado y se ha adaptado a las necesidades cambiantes del sector. Cuéntanos un poco de los desafíos más significativos que has enfrentado en tu trayectoria y cómo los has superado…

La empresa nació en tiempos de cambio. Era la entrada al nuevo siglo. Hacia el año 2000, el reto era resolver la “crisis digital” en los equipos electrónicos por el reinicio del calendario. Había cambios importantes, porque todo estaba ya montándose sobre internet, y empezaban a darse pasos para lo que ahora estamos viviendo, como las videoconferencias. Después vinieron otros retos; por ejemplo, integrar en el ramo industrial lo que ya se estaban dando en las comunicaciones. También nos tocó ver que la transmisión cableada pasó a ser una participación especial, mientras lo inalámbrico empezaba a tomar importancia.

¿Cuáles son los planes a futuro para tu empresa?

El primer paso era meternos en el campo de la administración digital del mantenimiento industrial, que es un área importante. Lo que sigue es desarrollar soluciones para integrar los productos de Total Ground a la operación industrial, no solamente en la protección eléctrica y de poder. Queremos establecer un mantenimiento predictivo, no sólo correctivo o mantenernos en ese mercado, sino que vamos a meternos a la operación de las industrias y convertirnos en un proveedor de soluciones tanto de administración, mantenimiento y protección eléctrica como de operación.

 

LA MAYOR FORTALEZA QUE TENEMOS ES NUESTRA GENTE

 

 

Hablando un poco más acerca de ti, ¿cuál es la fortaleza clave que te ha llevado al éxito, y cómo la fomentas en tu equipo de trabajo?

La mayor fortaleza que tenemos justamente es nuestra gente, nuestro equipo de colaboradores. Se ha consolidado con el tiempo una especie de bufet de ingeniería, donde podemos encontrar especialistas de sistemas, mecatrónicos, electrónicos, industriales, civiles… Tener esa amalgama de compañeros haciendo un equipo multi-ingenieril nos ha permitido ampliar nuestra visión y compartir en la experiencia alcances que normalmente una sola especialidad no te daría.

Por otro lado, Sergio, ¿tienes hijos?

Sí, tengo dos: Paola, de 25 años, quien se casa este año y es mercadóloga, y Alex, de 18, que nació en Costa Rica pero ya vive en México. Van siguiendo nuestros pasos empresariales. Alex todavía está estudiando y Paola nos apoya en la empresa, ejerciendo su carrera.

¿Qué son ellos para ti?

Es una pregunta muy importante, porque ellos son el motor. Paola tuvo leucemia a los 9 años y ha sido progresivo el vivir cosas que ahora son grandes satisfacciones, un regalo de Dios. Haberla visto cursar la prepa, la universidad, graduarse, ser parte de la empresa, y ahora, que se va a casar.

¿Cuál será tu legado para ellos, lo que quieres que ellos aprendan de ti?

Que sepan que el trabajo y la perseverancia los llevarán a lograr sus objetivos. Siempre les he dicho que el miedo debe estar por debajo de sus sueños. Los sueños se alcanzan, pero cuando despertamos es cuando los hacemos realidad.

¿Quiénes han sido tus mentores, tus guías a lo largo de tu camino?

Tuve maestros a lo largo de mi vida laboral, gente que en su momento confió en mí, aun cuando todavía no salía de la universidad. Para mí fue un paso curioso, porque mi primer trabajo fue como becario, en Anixter. Esta empresa de telecomunicaciones fue mi primer y único empleador antes de ser empresario. Recuerdo que en ese entonces el semestre en el ITESO costaba tres mil quinientos pesos, y mi primer sueldo como becario era de mil doscientos pesos. Entonces, la mitad la pagaba la empresa y la otra mitad la pagaba como becario Panduit, otra empresa de telecomunicaciones.

No era un empleado de base todavía, pero tuve la satisfacción de lograr mi primer millón de dólares de venta a los cuatro meses, cuando a veces les llevaba tres años a los compañeros llegar a eso. Se dieron cuenta de que me gustaba el ámbito comercial y me dieron oportunidad de prepararme para eso. Gente como Juan Antonio Herrera, Alfonso Olvera y Carlos García —vicepresidente de Panduit para América Latina— tuvieron confianza en mí. Hoy, Carlos Arochi, director de Panduit, nos ha invitado a ser parte de una cadena de negocios para su congreso, y hemos tenido la oportunidad de colaborar con ellos.

 

ME GUSTA LA HISTORIA, PERO ME APASIONA LA MEDICINA

¿Cómo te ves dentro de cinco años?

Aprovechamos la oportunidad para diversificarnos. Hoy día tenemos seis plantas, y aunque hacen diferentes cosas, todas convergen hacia lo mismo. Hacemos construcción, trabajo eléctrico, fabricamos productos de mecatrónica y de otros segmentos, que hoy me permiten prever que en cinco años estaré construyendo, y que la generación que viene detrás estará dando continuidad al proyecto.

¿Cuánto tiempo llevas en esto?

Vamos a cumplir 25 años, y eso nos enorgullece, porque vivimos un tiempo de cambios enormes. Empresas muy grandes, que nunca pensamos que pudieran desaparecer, van de salida. La pandemia nos dejó lecciones tremendas. Entonces, buscamos la permanencia y la estrategia para crecer, y no sólo sobrevivir.

¿Confías totalmente en quienes vienen detrás de ti?

Hay que encauzarlos y también aprender de ellos porque, aunque somos una empresa de tecnología, la juventud viene empujando, y trae ideas y herramientas que a veces no conocemos nosotros.

Por otro lado, Sergio, ¿te gustaría hacer un viaje largo?

Me gustaría conocer Egipto. De niño fui amante de leer sobre este sitio, y es uno de los viajes que me gustaría hacer, por interés cultural.

Eres ingeniero, pero te gusta la historia…

Me gusta la historia, pero me apasiona la medicina. De no haber sido ingeniero, me gustaría haber sido médico.

 

La juventud viene empujando, y trae ideas y herramientas que ya no conocemos nosotros.

 

¿En qué especialidad?

Me interesa mucho la maestría en Ciencias Médicas. Hace un tiempo me metí de cachirul a estudiar en la Asociación Mexicana de Diabetes, soy educador en diabetes. Además, por la enfermedad de mi hija, y algunas otras situaciones que se han atravesado en el camino, tuve oportunidad de aprender de medicina. Mi exsuegro fue un gran cirujano, y yo estuve en más de setenta cirugías con él. Entonces, aprendí mucho de él. Es una profesión que me gusta, pero a mis 52 años ya no me da para eso.

¿Te gustaría escribir un libro?

Sí, y hablaría de cómo aterrizar la ciencia y la espiritualidad. Cómo la misma ciencia hoy ha estado justificando cosas que sólo eran dogmas de fe. Cómo la vida te va enseñando a pedirle al Universo, y algo en el Universo responde a lo que tú le pides.

Por último, Sergio, te voy a decir algunas palabras, y tú respóndeme con una sola idea que te venga a la mente:

  • Amor: Dios
  • Pareja: Afinidad
  • Trabajo: Sustento
  • Ingeniería: Creatividad
  • Familia: Motor de vida
  • Vida: Pasaje de elecciones

 

 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *