Alto Perfil número 10

LEER REVISTA
DIGITAL

En Guatemala, lo mejor está por venir

Una entrevista con Manolo Marroquín, presidente de la asociación de empresarios emprendedores de Guatemala.

Por: Gaby Sánchez

 

EMPREDEGUA es la asociación de empresarios emprendedores de Guatemala, creada para apoyar a las empresas – incluyendo a los micro, pequeños y medianos empresarios de ese país – para ofrecer a sus agremiados representatividad y beneficios de intercambio de información en materia de conocimiento técnico y oportunidades locales e internacionales. Una asociación que desde el inicio de la pandemia ha apoyado al resurgimiento y reposicionamiento de Guatemala ante el mundo. A fin de conocer más de las iniciativas y acciones realizadas por este organismo y conocer la mente a cargo de la presidencia, entrevistamos a Manolo Marroquín. Un emprendedor, padre y hombre de fe, orgullosamente guatemalteco, cuyos años de adolescencia en México lo formaron como una persona resiliente, sin miedo a pensar en grande y siempre dispuesto a explorar su creatividad.

 

Al hablar de EMPREDEGUA, ¿Qué factores que han puesto en riesgo los emprendimientos y cómo los han enfrentado?

 

Soy fiel creyente de que Guatemala es un país de emprendedores. Hoy por hoy más

del 80 por ciento de empleos en Guatemala son generados por las Mipymes, y según el

último estudio que llevó a cabo la Universidad Francisco Marroquín, 3.9 millones de guatemaltecos viven de microemprendimientos.

 

El emprendedor, es el guerrero que trabaja por su cuenta. Un motor medular de nuestra economía que incluso durante la pandemia, prefirió salir a trabajar arriesgando a enfermarse y no quedarse en casa. Porque el riesgo de quebrar su negocio o incluso de morirse de hambre era peor. Prueba de ese ejemplo de valentía es que en el 2021 Guatemala en plena pandemia alcanzó un PIB del 8 por ciento el cual no se había alcanzado desde hace 44 años.

 

El emprendedor guatemalteco ve retos más que problemas y seguro está hecho

para enfrentar todo tipo de momentos. Estoy seguro que este momento que está

viviendo Latinoamérica con el socialismo del siglo XXI, le da una gran oportunidad a

Guatemala. Somos una economía con muy buenos indicadores políticos y económicos estables, y las calificadoras de riesgo del país e instituciones con credibilidad lo reconocen.

 

Guatemala está en un gran momento de oportunidad con una moneda estable y una deuda externa dentro de las más bajas de Latinoamérica. Seguro que mucha inversión extranjera directa está volteando a ver nuestro país y esa inversión requerirá el apoyo y especialización de muchos emprendedores valientes que sin duda apoyarán con su productividad y capacidades la llegada de estas empresas.

 

¿Cuáles son las industrias o sectores que desde tu óptica empresarial consideras son atractivas para la inversión extranjera directa?

 

Creo que Guatemala tiene características geopolíticas y económicas muy ventajosas para los inversionistas en relación a muchos otros países. Somos la puerta de entrada por tierra al gran mercado de Norteamérica, salida y puertos en el Atlántico y el Pacífico, lo anterior nos hace estratégicos para las grandes industrias y corporaciones del continente y del mundo.

Una oferta turística inigualable, siendo cuna de la civilización Maya en donde destaca Tikal y otras ciudades esplendorosas recientemente descubiertas, historia colonial con ciudades mágicas como la Antigua Guatemala y muchos otros lugares que sorprenden a los visitantes. Microclimas y un potencial turístico mágico con una infraestructura bastante

aceptable. Pero principalmente, Guatemala tiene un recurso humano con ganas de

crecer y emprender y que cada vez se prepara de mejor manera para los nuevos retos que el futuro presenta. Sin duda son extremadamente versátiles las condiciones del país para distintos tipos de empresas y sectores.

 

¿Qué mensaje les darías a los jóvenes emprendedores para tener un negocio

estable y exitoso?

 

Hay una frase que dice si crees que no puedes tienes razón, si crees que puedes

también tienes razón. Yo siempre preferí creer que sí se puede y la vida me ha

demostrado que sí tenía razón y que la fe en un sueño es el principio de todo. Sin

duda alguna el emprendedor nunca se va a arrepentir de emprender, pero si no lo

hace, seguro se arrepentirá de no haberse atrevido.

 

¿Qué tan comprometido ves al sector empresarial con la responsabilidad

social y que cambiarías de las acciones que se llevan a cabo actualmente?

 

Hay algo que está sucediendo en Guatemala y sin temor a equivocarme en muchos países del mundo, y es que los empresarios ya no representan sólo un pequeño sector del país, el

emprendedor también es un empresario y muchos de ellos surgen de la clase media y algunos otros han surgido desde abajo de la sociedad en condiciones limitadas y muchos han crecido convirtiéndose en ejemplo de esfuerzo y creando muchas fuentes de empleo en su crecimiento.

Y seguro que desde las grandes empresas hasta las micro empresas cada vez hay una conciencia más grande de la importancia de compartir y apoyar las necesidades de sectores sociales más necesitados. El guatemalteco se caracteriza por estar orgulloso de este bello país donde nacimos. Pero también por apoyar las causas sociales que hoy por hoy, muchas empresas han institucionalizado a través de programas permanentes. Creo que lo más importante es hacer crecer a lo grande este enfoque social empresarial porque es la mejor forma de acercarnos a la necesidad de la gente y compartir lo mucho que este país nos ha dado.

 

De todas las campañas estratégicas que has realizado con gran éxito, ¿cuál es tu favorita?

 

De todas las campañas que he diseñado en mi vida, más allá de las realizadas para marcas importantes comerciales con el objetivo de posicionarlas y generar demanda en el mercado o las campañas estratégicas que he trabajado y que alcanzaron el gran objetivo de ganar una elección presidencial. Sin temor a equivocarme, puedo decirle que son las campañas de bien público donadas para ayudar a gente necesitada de mi país, las que han sido las más satisfactorias; campañas como las elaboradas para el hogar de ancianos Casa de

misericordia llamada el Rock de los carros o las campañas donadas para un hospital de enfermos de bajos recursos con artritis reumatoide o campañas contra el robo de niños para organizaciones como Madres Angustiadas sin duda alguna han sido por mucho mis favoritas y las más trascendentales.

 

¿Cuál de todos tus emprendimientos ha sido el que te ha presentado más retos?

 

Entendiendo que emprendimiento es el principio de lo que significa una empresa

comercial o el inicio de un sueño o algo importante en la vida, sin duda el

emprendimiento más retador e importante, fue el de construir la suficiente fe para

vivir creyendo que todo se puede alcanzar sin importar el tamaño de los sueños.

Con disciplina, preparación, convicción y mucho esfuerzo.

 

¿Quién fue tu fuente de inspiración para llegar a ser Manolo Marroquín, el padre y el empresario que eres hoy?

 

La verdad es que creo que todos somos seres en evolución, nunca se llega a ser el que uno realmente quisiera ser. Cuando más pasa el tiempo y más te conoces, sabes qué hay muchas áreas de tu vida en las que tienes que seguir trabajando y mejorando como ser humano y como empresario.

Soy fiel creyente que mientras más caminas, más te das cuenta de lo mucho que tienes por recorrer. Aprendes el significado de dar y entiendes que la vida es de niveles humanos, en donde el éxito profesional y económico implican también la responsabilidad de hacer el bien y compartir, para poder subir al próximo nivel de éxito integral.

Por eso, si debo hablar de inspiración más allá de personajes brillantes de la historia humana, te diría que mi madre fue vital haciendo el rol de desequilibrio equilibrado que junto a mi padre, que fue un publicista y pintor reconocido, hacían como equipo educador e inspirador. Haciéndome creer que sí se puede e inculcando los principios de mis capacidades creativas y hábitos tan valiosos como la lectura.

 

¿Cómo logras el equilibrio entre lo empresarial y lo familiar?

 

No creo en las personas que se consideran completamente equilibradas entre estos dos ámbitos. Ambos suelen ser invasivos en varios momentos de la vida y sin duda significan un costo de sacrificio para la familia en la búsqueda del bienestar y éxito empresarial. Pero creo que los límites siempre son importantes en todo en la vida en tiempo y en enfoque. Como en las empresas, hay que darle el lugar a lo más importante en la vida. Hoy cada vez vemos más gente que no sabe establecer prioridades. Por ejemplo, hay personas que prefieren malgastar su tiempo en redes sociales enterándose de la vida de los demás, en lugar de aprovechar el tiempo productivo cuando se está en el momento de trabajar. No tengo nada contra las redes sociales pero vale el ejemplo para ilustrar una situación extrema de no establecer prioridades en función del momento y el entorno.

 

Tu carrera ha sido exitosa y ascendente con numerosos premios y reconocimientos, incluyendo un Doctorado Honoris causa a tu trayectoria. ¿Qué factores crees que han contribuido en ese éxito personal y empresarial en tu carrera?

 

Primeramente creo que el éxito es un término muy amplio y relativo. Desde mi perspectiva, éxito tiene todo aquel que hace lo que le gusta y alcanza sus sueños haciendo lo que quería hacer y si encima de eso le pagan por hacerlo eso es un éxito total.

Desde mi forma de ver las cosas, creo que una persona inspirada mueve el mundo, porque como dijo alguien, no es lo mismo estar motivado que inspirado…y soy una persona inspirada por la vida, por la fe y por la increíble bendición de haber nacido en este lindo país llamado Guatemala. Otro de los factores importantes que sin duda alguna rigen mi vida es entender que la creatividad es una forma de vida y he tratado siempre de hacer las cosas de manera diferente haciendo uso de esa creatividad y llevándola a otros niveles de situaciones y decisiones de la vida. Y por último, creo que lo importante ha sido hacerle caso al maestro Machado y a Johnnie Walker. Y te lo explico así… Machado dijo, caminante no hay camino se hace camino al andar y seguro que tiene mucha razón. Así que de manera completaría nunca dejaré de hacer lo que dice el slogan de Johnnie Walker….Keep

walking!

 

¿Cuál es el mensaje que quieres darle al mundo desde tu país y a la gente de Guatemala también?

 

Pues decirles, con toda la fe que alberga mi corazón, que le pongan el ojo a Guatemala porque vamos a tener el protagonismo que como país nos merecemos en Latinoamérica. Y que como país estamos a las puertas de un gran despegue que sin duda alguna se llevará a cabo por nuestras características ventajosas y la llegada de un despliegue de inversión extranjera directa sin precedentes.

Un comentario

  1. Excelente!!! La Actitud positiva y trabajar con pasión alcanzan los sueños y metas propuestos y vencen cualquier obstáculo. MIS MAS SINCERAS FELICITACIONES MANOLO!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *