Alto Perfil número 10

LEER REVISTA
DIGITAL

Dra. Zareth Salazar

Fotografías: Diego Euroza

Maquillaje: TMC_México

 

La Dra. Zareth Salazar, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha hecho una exitosa carrera al especializarse en conductas saludables, ayudando a hombres y mujeres a resolver sus problemas de sobrepeso mediante un diagnóstico certero y tratamientos nutricionales específicos. Es una profesional de la salud reconocida por celebridades, políticos y personajes de Alto Perfil.

 

Zareth, ¿en qué momento de tu vida decidiste ser médico?

Desde los 7 años ya tenía decidido que sería médico legista, médico forense. Me gustaba el morbo, por así decirlo, de ver muertos y cosas así. Y sí, llegué a ser médico legista.

 

¿Estando en la universidad se reafirmó la vocación de convertirte en médico?

Sí. En la universidad decidí especializarme en cirugía o angiología, pero terminando la carrera nació mi hijo y, como mujer, sí llega a ser un poquito difícil estudiar una especialidad. Con el tiempo, me incliné más bien por un diplomado sobre obesidad y nutrición, y por último cursé otro sobre medicina estética.

 

¿Te graduaste como médico?

Claro, en tiempo y forma. Posteriormente tomé otros diplomados en longevidad y antienvejecimiento, que son los títulos que actualmente ostento.

 

Nos platicabas que, en un momento de tu vida, aunque te sentías delgada, tu cuerpo no tenía la grasa adecuada ni el peso adecuado…

Sí, y es que con mi segundo hijo llegué a subir 30 kilos, los cuales bajé en tres meses con el mismo régimen que aplico en mis pacientes. Por eso a ellos les digo: “No, no me vas a contar que no puedes, porque yo lo hice”. Como mujer, puedo decir que lo hice, y todo lo que hago en la clínica siempre lo pruebo, en todo momento está avalado por mí.

 

Ayudo a la gente, porque el peso afecta la autoestima, e incluso genera depresión.

 

Es un testimonio viviente. Eres alguien que vivió la obesidad, porque hoy sabemos que hasta tener tres kilos de más ya se considera obesidad…

A veces no te sientes cómoda con tu estado actual, aunque estés delgada y en tu peso, dices: “Es que tengo tres kilos de más”, pero la gente te ve y dice: “¡Estás excelente!”. Sí, pero mi ropa no me queda. Yo las entiendo, porque cuando van con el marido, este las regaña, y yo le digo: “A ver, ella tiene tres kilos de más y su ropa no le queda, y lo entiendo perfectamente”. En este tema sí ayudo a la mujer.

 

Al haber probado tu propio sistema y saber que funcionó, ¿cuántos años llevas ejerciendo?

Casi diez años.

 

¿Cómo has combinado tu profesión con la vida familiar?

Es difícil. Sin embargo, distribuyo mis actividades para dar prioridad al tiempo con mis hijos y al trabajo profesional. Y, por supuesto, también me doy tiempo para mí. Es complicado, pero como madre/padre aprendes a resolver todo.

 

¿Crees que en algún momento puedas lograr el equilibrio?

Sí, claro. Y conforme crezcan, ellos se darán cuenta del esfuerzo.

 

Hoy eres madre y padre, una mujer divorciada con tres niños en edades de mucho apego a la mamá, que necesitan atención. Profesionalmente ¿cómo ha sido para ti despegar?

Honestamente, agradezco de corazón a mi padre, que me ayuda mucho. Además, aporta la imagen paterna que les hace falta a mis niños, y la verdad es que los centra mucho, haciendo énfasis en que “tu mamá está trabajando; tu mamá te ama, pero está trabajando”.

 

De alguna manera está presente esa energía masculina…

Y es que, al final, son niños. Son tres hombres; si fueran niñas, siento que sería más fácil sobrellevarlas, pero como hombres necesitan esta figura.

 

En diez años de ejercer como médico especialista en nutrición y ayudar a otros a bajar de peso ¿tienes interés en expandirte?

Sí, tengo la visión de establecer franquicias para que más mujeres tengan oportunidad de mejorar su nutrición. Bueno, también hombres, pero la gran mayoría, 90 por ciento de mis pacientes, son mujeres. Al final, el peso afecta la autoestima e inclusive genera depresión. De hecho, tengo muchas pacientes depresivas, ansiosas por este mismo complejo de la obesidad. Entonces, sí es una ayuda, porque no solamente reciben el tratamiento para bajar de peso, sino que entran en un plan metabólico que incluye la dieta, y bajan el colesterol, triglicéridos, el hígado graso… todos los niveles de riesgo bajan.

 

¿Puede revertirse un poco la resistencia a la insulina?

Total y absolutamente.

 

¿Dónde está tu clínica?

En Tuxpan 16, piso 8, consultorio 802, en la Colonia. Roma Sur, en la Alcaldía Cuauhtémoc, Ciudad de México.

 

¿Es el único consultorio, o tienes más?

Actualmente es el único.

 

Eres una doctora muy conocida por muchas celebridades, que avalan con su testimonio tu excelente trabajo.

Y no solo celebridades, también políticos, y no cualquier político.

 

¿Podríamos decir que eso te convierte en una especialista de alto valor, en términos de costos?

No, la verdad es que mi consulta es para todo el público. Me gusta ayudar a la gente manteniendo un precio accesible. Digamos que la consulta normal, la sencilla, cuesta 550 pesos, y realmente todos pueden hacer este esfuerzo por su salud.

 

Eres consciente de que vamos saliendo de una pandemia, y que tenemos tres años de quiebre económico y sistémico. ¿Has sido sensible y empática con ese tema?

Claro. No he subido los costos, ni pienso subirlos. La verdad, sí recibí varios comentarios de “aprovecha” y les digo: “No, ¿por qué?”.

 

Para 2023 ¿qué planes tiene Zareth profesionalmente?

Mi plan es escalar, y que la gente me conozca. Generar fama.

 

Estás haciendo mucha promoción de marca.

Exactamente: promoción de marca, justo.

 

Posicionamiento de tu marca personal, de la marca de tu empresa y de tu clínica para la expansión de tu negocio.

Eso último lo veo un poco difícil, porque la gente es algo celosa, en el sentido de que si no estás siempre presente, dicen que no sirve. Tengo médicos capacitados, muy bien capacitados, y estoy con ellos cada día.

 

Este año es de crecimiento, de expansión, de posicionamiento de marca y de seguir consintiendo a tus pacientes. ¿Qué mensaje darías a las mujeres que han intentado bajar de peso y no lo han conseguido?

Que es un tema de salud y, por supuesto, debe hacerse bajo supervisión médica. No es como el remedio de la abuelita, que con frecuencia se recomendaba tomar té de jengibre, y no: todo es integral. Debe ser dieta con supervisión médica, y en mi caso utilizo terapias para bajar la masa corporal y que se vean más delgadas. Pero no es magia: es disciplina.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *