Alto Perfil número 10

LEER REVISTA
DIGITAL

ALFA GONZÁLEZ

Rompiendo techos de cristal y ejerciendo su maternindad.

María Sabina, su pequeña hija de 6 años, es su inspiración; su nacimiento cambió la forma de ver y hacer política, así es como Alfa González, alcaldesa con licencia y candidata a seguir gobernando Tlalpan, por el PRI, PAN y PRD, comienza nuestra charla sobre cómo es la maternidad para alguien que se desenvuelve en la esfera pública y política.

Aunque el embarazo lo vivió con ilusión y el sueño de cómo sería físicamente su hija, recuerda que enfrentó comentarios machistas y críticas, porque justo cuando arrancó el proceso electoral en 2018 —en que participó—varias voces se alzaron con comentarios sobre qué haría y cómo se arreglaría una mujer que acabada de ser madre o en el post parto para hacer política.

“Vinieron todo tipo de comentarios que involucran el tema de la imagen, el cuerpo, el peso, el ánimo y las emociones. Aun así, me mantuve firme, hice campaña y logré un resultado digno”.

Alfa González

–¿Cómo lograr ser mamá y alcaldesa al mismo tiempo, particularmente de una alcaldía tan grande territorialmente como Tlalpan?

Es un reto diario el que tengo a partir de entonces, porque ejerzo mi maternidad, pero también tengo claras mis metas y propósitos profesionales y políticos. Dentro de mi agenda y actividades diarias abro espacio para poder estar con mi niña, voy por ella a la escuela de manera regular, estoy involucrada en sus actividades escolares, convivo y hablo con ella, sé de sus amigas y hechos importantes, pero también, llevo las riendas de la alcaldía. Encabezo los gabinetes de seguridad, las alcaldías móviles de todos los viernes, el Café con Vecinos las tardes de los miércoles, doy audiencias públicas, realizo recorridos, atiendo y escucho a la gente, como atiendo y escucho a mi hija.

–Suena agotador mezclar ambas actividades…

Lo es, pero la satisfacción es más grande que el cansancio. Estoy convencida de la vida que elegí, me gusta, la disfruto, y no la cambiaría por nada. Varias veces a la semana María Sabina está en la oficina, comemos juntas y hablamos, después mientras yo atiendo reuniones o recorridos, ella está en la alcaldía jugando. Yo represento a muchas mujeres que hacen lo mismo diariamente: trabajar, desarrollarse profesionalmente y se madres, en las condiciones adversas que tiene esa sociedad.

Por eso uno de los objetivos que tuve al llegar a la alcaldía fue apoyar a esas mujeres, por eso también, abrí 27 estancias infantiles, para que mientras las mamás trabajan, sus hijos estén en un lugar seguro. Sólo cuando eres madre y enfrentas estos tremas entiendes la importancia de espacios cómo las guarderías, sobre todo cuando careces de una red de apoyo.

–¿Entonces crees que aún no hay piso parejo entre hombres y mujeres?

Por supuesto que no, las barreras entre hombres y mujeres siguen. En la política, que es el ámbito donde me desenvuelvo, persisten pese a que hoy tenemos paridad para acceder a espacios públicos y candidaturas.

Las desventajas y desigualdades en todos lados, en el ámbito empresarial, por ejemplo, también las hay, para las mujeres que quieren emprender en grande no hay apoyos, a menos que quieras poner un negocio pequeño; para las académicas, para las artistas, para las trabajadoras. Todavía hoy la mujer debe demostrar que es digna de confianza para ocupar un puesto, para acceder a un crédito, para tener las mismas responsabilidades y salario que un hombre, y además debe ser excelente esposa, ama de casa y desde luego madre.

Alfa González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *