Alto Perfil número 10

LEER REVISTA
DIGITAL

Hannah de la Madrid

HANNAH DE LAMADRID

Empoderamiento ciudadano y equidad de género en el centro del debate

Por Rocío Alonso

Fotógrafo: Lalo Reyes

Dirección: Eduardo Carbajal

 

Hannah de Lamadrid es una figura destacada en la lucha por la paridad de género y el empoderamiento ciudadano. Con una amplia trayectoria en relaciones internacionales, economía y gobierno, así como un destacado compromiso con causas como la violencia de género y la maternidad consciente, Hannah es una voz influyente en la política y la sociedad mexicana. Platicamos con ella en exclusiva para Alto Perfil.

–Hannah, eres una mujer preocupada y ocupada por tu entorno, el lugar donde vives, sensible a su problemática y con propuestas para mejorarlo…

Todos los días pienso en salir, conocer a la gente que me rodea, ir casa por casa y decirles: “¿en qué ayudo?” Debemos resolver problemas en conjunto, conociéndonos y apoyándonos. Tenemos que trabajar con toda nuestra fuerza, brillar con toda nuestra luz. Hacer posible el lugar de nuestros sueños.

–Siempre has sido una activista, trabajas en pro de las mujeres y enfrentas la problemática de toda madre de familia, ¿cómo crees que puede mejorar su situación?

Hay que atrevernos a hacer un diagnóstico de la sociedad. Veo que el tejido social se ha deteriorado al grado de que la violencia de género ya se ve normal. Existe una normalización terrible de la violencia que va causando la desintegración social, por ello hay que hacer un buen estudio de esta situación. Después hay que hablarlo en el espacio público, hacer visible la problemática y entrarle de frente a resolverla, viendo las causas para fomentar que todos se sientan seguros y que en el caso de la violencia intrafamiliar, el agresor salga de la casa y la mujer se quede ahí. Hay que implementar sistemas de seguridad.

Hanna de la Madrid

–¿Qué piensas de tratar el problema desde el lado de los hombres, con grupos o terapias psicológicas que los ayuden a superar esa violencia que ejercen?

Debemos aspirar a la integralidad de la asistencia y del bienestar. Tenemos que hablar de las nuevas masculinidades, y de un sistema integral de desarrollo humano. Por eso debemos empezar por visibilizar nuestros problemas. El mayor porcentaje de violencia es contra las mujeres y mucho menor contra los hombres, seguimos siendo nosotras el blanco de la violencia. Merecemos estar bien, sólo por el hecho de ser una persona que vive, que respira. Avanzar hacia el reconocimiento de un gran tejido social que requiere vernos desde lo masculino y lo femenino de manera integral.

–¿Cómo ves la paridad de género en la política?

Todavía se ve que en la gran mayoría son hombres y a las mujeres nos ven sólo para llenar ciertos espacios. No se permite la movilidad política de las mujeres y si a alguna se le ocurre llegar con una lucha social, con un plan para trabajar, eres aplastada. Enfrentarse a un sistema que te violenta por el simple hecho de ser mujer, se volvió la única herramienta posible para hacer ver las causas que como mujeres necesitamos.

–¿Cómo piensas que se debe involucrar a la comunidad en la identificación de causas sociales prioritarias para integrar en la agenda pública?

Cuando la gente se involucra y exige resultados pero forma un co gobierno para que las cosas realmente pasen, el mundo cambia. Se necesita de este cuarto nivel de gobierno, que es la gente, para mejorar las cosas de forma automática.

–¿Alguna vez has sentido temor al ser una mujer que se dedique a la política?

El miedo o el temor no forman parte de mí. Siento la gran responsabilidad de que a través mío se sepa que todas las mujeres somos suficientes, que ya no se discrimine en razón de género. Que todos sepan que vale la pena invertir en una mujer, que vaya a la universidad y desarrolle su talento. Es un reto fuerte, pero no hay fuerza más grande que la de una idea que le ha llegado su momento de nacer.

Hanna de la Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *