Alto Perfil número 10

LEER REVISTA
DIGITAL

Atiende el dolor crónico y evita problemas graves

Se trata de un problema de salud pública que afecta entre el 25 y el 29% de la población mundial; sin embargo, en México es difícil determinar el impacto general debido a la falta de datos de calidad

La población adulta mayor tiende a ser la más afectada por el dolor crónico. Según el Estudio Nacional de Salud y Envejecimiento de México, 41.5% de los adultos mayores de 50 años reportaron sufrir algún tipo de dolor, con mayor frecuencia en mujeres que en hombres (48.3% vs 33.6%). Los porcentajes de dolor informado son aún más altos en las personas mayores.

De acuerdo con el Dr. Anthony Echo, cirujano de nervios periféricos del Hospital Metodista de Houston, “el dolor crónico se define como cualquier dolor que dura más de tres meses, cuando el dolor normal de una cirugía o una lesión debería haberse resuelto”.

 

El especialista también comenta que “el dolor es muy engañoso y complicado. Es posible que algunos pacientes necesiten más tiempo para recuperarse de su lesión. Hay muchas causas de dolor, por lo que el médico de atención primaria o el de control del dolor deben analizarlas por completo. Sin embargo, hay algunos pacientes que tienen una compresión o lesión nerviosa subyacente debido a su traumatismo o procedimiento inicial. Esto ocurre cuando se daña uno de los muchos pequeños nervios periféricos que recorren nuestra piel, grasa y músculos.” Los pacientes con dolor nervioso muy focalizado en las extremidades pueden ser candidatos a cirugía para mejorar su dolor. 

En un estudio que se realiza en el Hospital Houston Methodist, se observan los nervios y se pueden detectar áreas de compresión o daño. La neurografía por resonancia magnética puede mostrar aspectos de los nervios periféricos que se han pasado por alto en las imágenes estándar. Esto ayuda a determinar si el paciente es un candidato quirúrgico.

Los pacientes que son los mejores candidatos 

Son aquellos que se han sometido a una cirugía ortopédica o un traumatismo en las extremidades, ya que los pequeños nervios de las extremidades pueden dañarse por la fractura o la lesión del tendón. “Los pacientes que se han sometido a una cirugía (es decir, por una fractura) y continúan experimentando dolor deben esperar al menos de tres a seis meses para que la cirugía inicial sane. El motivo de este tiempo de espera es que la cirugía puede haber salido bien, pero el paciente aún se está recuperando, y eso lleva tiempo”.

Para finalizar, el Dr. Anthony Echo recomendó que “si el dolor está localizado en una parte del cuerpo y el paciente puede identificar el área, entonces su médico puede sospechar que puede haber daño en los nervios. Para los pacientes que sufren de dolor crónico que permanece ‘puntual’ después de un procedimiento, los siguientes pasos serán obtener un bloqueo nervioso y un estudio más especializado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *